Observacom
Análisis - Colombia Análisis Observacom

Avances y tropiezos de la TDT en Colombia

El debate sobre los contenidos y las ventajas de la TDT aún no se ha dado y el gobierno sigue sin pronunciarse sobre nuevos canales, diversidad de los contenidos y la inclusión de nuevos participantes…

María Paula Martínez*. Colombia, mayo 2014.

English version | Versão em Português

El proceso de transición a la televisión digital terrestre TDT cumplió 5 años en Colombia, y solo hasta el 2014 es un tema que está saliendo del terreno de lo técnico y ubicándose en el imaginario de los televidentes colombianos. Esto gracias a que se empezaron a vender los televisores y las cajas sintonizadoras de señal en las principales tiendas del país y principalmente porque los canales privados RCN y Caracol anunciaron que la totalidad de los partidos del Mundial de Fútbol de la FIFA Brasil 2014 serán transmitidos por la nueva señal digital en dos canales nuevos de TDT.

Esta noticia puso en boca de todos a la TDT por varias razones: la competencia con la tv paga, la inversión en equipamiento y la cobertura de la señal digital en las diferentes zonas del país. Hasta el momento, las transmisiones televisivas de ésta y otras copas como la UEFA Champions League eran exclusivas de la televisión privada y cerrada. A través de la señal análoga solo se podían ver los partidos principales y para los demás era necesario acceder a un servicio de Tv paga. En efecto, desde finales de 2013 abundan los anuncios de empresas como DirectTv y Claro que habituadas a la exclusividad, promocionan paquetes futboleros a precios competitivos. Ahora, con la reciente noticia del 100% de los partidos gratis por la TDT empezaron los debates del acceso a la televisión, la transición, los equipos y los costos. Según un artículo que publicó la revista Semana: “Con esto se busca que los colombianos entiendan el valor de la televisión gratuita y en alta definición y se rompa el mito de que hay que pagar para ver televisión, que es un servicio público”.

A dos meses que empiece el mundial de fútbol, la señal digital tiene cobertura en el 0,89% del país, según lo establece la página oficial que tiene el gobierno sobre el tema. Desde septiembre de 2008, cuando se anunció que Colombia migraría a la televisión digital, el proceso ha avanzado de manera muy lenta debido a varios factores como la inexperiencia el país en la implementación de redes, la liquidación de la entidad reguladora de la televisión CNTV, la creación de una nueva agencia que se encargaría del proceso, la imposibilidad de licitar un tercer canal privado, entre otros.

Finalmente, a mediados de junio de 2013 la empresa Rohde & Schwarz ganó la licitación para la implementación de la fase 1 de la red de televisión digital pública con la que el gobierno pretende masificar el servicio en el 2014. Después de que la subasta fuera declarada desierta en dos ocasiones por falta de oferentes que cumplieran los requisitos, se conoció que esta filial Colombia-España de Rohde & Schwarz ganó el contrato de 15,8 millones de dólares con los que se instalarán 14 nuevas estaciones en las principales ciudades beneficiando a un 50% por ciento de la población colombiana y a los canales públicos: Señal Colombia, Señal Institucional, Teleantioquía, Telecafé, Telecaribe, Telepacífico, y TRO.

A estos aspectos técnicos que tienen que ver los las redes, las antenas y la distribución de la señal en la que trabajan en conjunto la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV), la Agencia Nacional del Espectro (ANE) y el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones  (MINTIC), se suman el tema de los costos para los televidentes y de los contenidos.

Durante varios años hubo incertidumbre sobre el precio que tendría que asumir el consumidor teniendo en cuenta que Colombia adoptó el estándar de televisión europeo DVB-T2 y que ninguno de los países vecinos comparte esa decisión. En el 2010, año en el que iniciaron las trasmisiones de prueba de la señal digital, se especuló que el precio de las cajas convertidoras (set-up boxes) sería de 40 dólares aproximadamente y de la posibilidad de subsidios o entregas gratuitas de estas a los estratos socioeconómicos más bajos como sucedió en Argentina.

Sin embargo, hoy la realidad es que para que un colombiano vea la señal TDT debe comprar una de las dos cajas disponibles en el mercado que cuestan 80 y 100 dólares, un precio muy alto si se tiene en cuenta que el salario mínimo vigente en 2014 para Colombia es de cerca de 310 dólares, o debe comprar un nuevo televisor. Frente a esto, el senador conservador Jorge Pedraza Gutiérrez presentó un proyecto de ley a finales de 2013 en el que proponía subsidiar total o parcialmente las cajas para la televisión digital terrestre entre los estratos más bajos. A lo que el ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones colombiano, Diego Molano Vega, respondió: Si el Congreso nos pone obligaciones de regalar decodificadores, díganos de dónde sacar la plata”.

En cuanto a la compra de nuevos televisores se sabe que su venta empezó en septiembre de 2013 con precios que van desde los 800 dólares hasta 4 mil o más dependiendo de otros aspectos como el tamaño de la pantalla, la calidad, etc. Sin embargo, en marzo de 2014 la SuperIntendencia de Industria y Comercio anunció el inicio de proceso en contra de 16 fabricantes de tv y almacenes de cadena entre los que están Sony, Lg, Ripley, Falabella, Éxito, Cencosud y La Polar, por no informar a los consumidores si los televisores que venden incluyen o no el sintonizador por medio de calcomanías, cajas diferenciadores u otros tipos de distintivos y por no entregar información relativa al nuevo servicio de TDT.  El proceso aún está en curso y de comprobarse que existió violación del estatuto del consumidor cada una de estas empresas tendría que pagar una multa de 620 mil dólares.

Así, concluido el primer trimestre del año 2014 La TDT avanza con tropiezos en Colombia. Por primera vez desde 2008 el tema está en boca de los televidentes que tiene una cosa clara: para ver la TDT hay que pagar una adaptación técnica. El debate sobre los contenidos y las ventajas de la TDT aún no se ha dado y el gobierno sigue sin pronunciarse acerca de la apertura de nuevos canales, la diversidad de los contenidos, la inclusión de nuevos participantes, etc. Mientras eso sucede 8 de cada 10 colombianos sigue disfrutando de la tv de paga que llega en señal análoga pero se ufana de ser digital.

 

*Periodista, profesora de la Universidad de los Andes (Bogotá) y creadora de mediosencolombia.com

 

ENLACES RELACIONADOS:

Notas relacionadas

A involução do modelo regulatório na Colômbia

Observacom

The involution of Colombia´s regulatory model

Observacom

La involución del modelo regulatorio en Colombia

Observacom