Advierten que el vaciamiento de los medios públicos “atenta contra la democracia”