Con escepticismo recibió el mercado la idea de cobrar por el espectro de telecomunicaciones