Convergencia tecnológica sí, pero no así / El otro lado