El anuncio de Facebook de tributar sus ingresos publicitarios en cada país donde tiene sede física es una buena noticia, un ejemplo que debería ser seguido por otras multinacionales que operan sobre internet