La Ley de Convergencia entró en punto muerto en el Senado