La televisión clásica “resiste” pese a la entrada de nuevas tecnologías