La TV de paga ha subido en un año lo mismo que pagar un mes de Netflix