Los operadores se muestran descontentos con las nuevas leyes europeas de telecomunicaciones