Se abre la oportunidad para cambiar la Ley de Derechos