Telefónica activa una triple ofensiva legal para salvar su filial colombiana