Washigton preserva la neutralidad de internet con una ley estatal