Concentración de medios en República Dominicana: una herida en la democracia