Francia y Alemania trabajan en un plan para que Google, Apple y Amazon paguen impuestos