Gigantes tecnológicos deberán adecuar términos y condiciones para ajustarse a la legislación europea de protección de derechos de usuarios