Informe europeo recomienda abordar el problema de noticias falsas y desinformación en Internet con procesos de auto–regulación que vinculen a múltiples actores