La multiprogramación en México no es regalo; es abdicación