La regulación estatal para proteger el pluralismo es “legítima e imperiosa”, dice la Corte Interamericana