Observacom
Análisis - Colombia Análisis Observacom

Mucho por hacer y pocas ganas de hacer: la agenda al 2018 para el sistema de medios colombiano

Colombia es el país de las maravillas en medios, libertad de expresión y cultura digital. Nos dicen y nos decimos que somos libres, los más conectados, los más digitales. ¿Será cierto? En este texto tres contextos: las elecciones y sus daños colaterales, la retórica de las TICs y las peleas de los dueños de la comunicación. Y luego dos agendas, una la de la Industria y otra la del ciudadano.

Omar Rincón*/ Colombia, julio 2014

English version | Versão em Português

Los daños comunicativos de la campaña presidencial.

El presidente Santos seguirá gobernando hasta 2018. La campaña fue de lo más escandalosa: alguien que no era candidato fue ganador, el expresidente Álvaro Uribe. Y todo lo hizo a partir de una cuenta de Twitter desde la cual hacía acoso político amplificado (sin contexto, evaluación o datos) por los medios masivos convirtiéndolos en hechos y escándalos. Un caso famoso fue el rumor de siempre: “el narco apoyando a los políticos”, pero con un nuevo escenario “hackers interceptando información”; el tema de siempre: guerra o paz con las FARC. Los daños colaterales para la comunicación fueron varios: la mala calidad del periodismo que cae en el sensacionalismo y poco analiza, el papel de las redes sociales en las campañas sucias y la poca existencia de medios en Colombia que atenta contra el debate democrático.

El Falcao de las  TICs

Después de 16 años, los colombianos asistimos a una copa mundial de fútbol, pero sin la figura nacional, Falcao, quien sufrió una lesión. Así llama el presidente Santos el Ministro de las TICs, Diego Molano, “el Falcao de sus ministros”, ya que califica la ampliación de la cobertura de internet como “revolucionaria”. Aunque el ministro debe velar también por la televisión y la radio, ha declarado que eso no importa y que lo importante es el negocio de llevar datos. “Cuando iniciamos este  gobierno teníamos 2,2 millones de conexiones a Internet y ya vamos en más de 7 millones de conexiones” señaló Molano. Hacia el 2016 el gobierno pronostica que Colombia superará los 8,5 millones de conexiones tanto fijas (70%) como móviles (25.6%). Además se prevé que habrá 750 nuevos municipios conectados (de 1103 que tiene Colombia).

Este es el discurso, otra es la realidad. En 2014 el servicio tiene una penetración del 17% en todo el país y en cuatro departamentos (de los 32 existentes) el servicio no existe (penetración de menos del 1%). La ficción dice que Internet democratiza el acceso a las comunicaciones, la realidad muestra que 44% de los colombianos no tienen acceso en casa debido a que en Colombia se paga uno de las tarifas más caras de la región: 35 dólares mensuales mientras que en Chile cuesta 25, en Estados Unidos 20 y en Brasil 17.

La TDT enfrenta a canales con cableros

Colombia tiene Televisión Digital Terrestre (TDT) desde hace cinco años, pero eso es un acto de fe: nadie la ha visto. Los informes dicen que está en el 60% del país, aunque hay una total desinformación sobre el uso de esta tecnología al grado que por “televisión digital” se suele confundir con “alta definición” o HD. Con el mundial de fútbol surgió una polémica de derechos entre los canales abiertos y privados (Caracol y RCN) y los sistemas de cable (Claro, Une, Movistar, Directv. ETB). Caracol y RCN han invertido más de 65 millones de dólares en adecuarse para trasmitir en TDT y que la ANTV (la Autoridad Nacional de Televisión), el órgano que regula la televisión y administra la televisión pública de Colombia, ha gastado 25 millones de dólares. Los canales privados demandaron ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) a los cable-operadores por ofrecer su servicio de alta definición sin pagarles derechos. La SIC decidió que tenían razón y ordenó que los cable-operadores desconectaran la señal de estos canales.

Los canales ofrecieron gratuitamente su servicio por un tiempo, invocando que la ley de televisión dice que todos los operadores de TV deben pasar la señal de los canales abiertos privados y públicos de la localidad. Los canales privados saben que si no pasan por los servicios de cable pierden la mitad de su audiencia, pero a su vez saben que su gran competencia hoy son los operadores de cable y buscan protección del gobierno.

Hoy, 8 de cada 10 colombianos tienen acceso a TV paga, y el 46% de ese mercado lo tiene la empresa Claro y que, en cambio,  para ver la TDT hay que: i) estar en una de las zonas de cobertura que según la página oficial no alcanza a 2014 el 10% del país; ii) comprar un televisor adaptado con el estándar digital DBV-T2 europeo; iii) comprar un descodificador que cuesta entre 80 y 100 dólares.

La agenda que nos espera en el negocio

Santos ha pretendido que Colombia ingresara a la OCDE), sin embargo, esta misma ha señalado algunos temas prioritarios a resolver

  1. Re-ordenar el sistema de las comunicaciones. Santos eliminó la Comisión Nacional de Televisión y sus funciones fueron distribuidas en 5 entidades distintas, una de ellas la ANTV, mientras la OCDE sugiere que hay que diseñar un regulador más fuerte.
  2. Independencia del regulador. La Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) está compuesta por 5 miembros y 2 son del gobierno. Esto afecta la independencia del ente.
  3. Bajar la concentración que existe en el sector.  Claro concentra 60% de telefonía celular; Caracol y RCN son los únicos operadores de televisión abierta.
  4. Bajar las tarifas.  Las tarifas en telefonía móvil, Internet y cable son muy altas frente al poder adquisitivo de los colombianos.
  5. Democratizar la infraestructura. Se sugiere reservar bloques de espectro a los operadores de menor tamaño para fomentar la competencia.
  6. Cerrar la brecha digital. La desigualdad en el acceso a las tecnologías entre las áreas urbanas y rurales es alarmante.

La agenda ciudadana

Desde los sectores ciudadanos  y los movimientos por la democratización de la comunicación hay varias prioridades:

  1. Ley de Medios. Crear una ley de sistema de medios donde se corrijan y sistematicen todos los sectores de las comunicaciones de manera convergente.
  2. Respeto por el ciudadano-consumidor. La mayor queja en Colombia es por los malos servicios de telefonía celular e internet, los ciudadanos quieren tener una autoridad que los defienda tanto en la calidad como en el precio.
  3. Control de monopolios en el sector de medios. Los grandes empresarios del país son los mismos dueños de los canales de televisión, cadenas de radios y periódicos. Se debería poner una ley que prohíba la propiedad cruzada.
  4. Apertura de uno o dos canales de televisión privada. Los canales privados han judicializado y boicoteado cualquier iniciativa de llamar a licitación de nuevos canales.
  5. Libertad de expresión. Colombia requiere que se desjudicialice y se detenga la violencia contra los periodistas. Así mismo, preparar a los periodistas y a los medios para el postconflicto. Y la mejor forma de hacerlo es democratizando la propiedad de los medios y ampliando el número de ellos.
  6. Medios ciudadanos y comunitarios. El Estado debe asumir seriamente el problema de financiamiento de los medios comunitarios a través de un decreto que determine que todas las entidades públicas deben reservar un porcentaje de su pauta para los medios comunitarios.
  7. El sistema de medios públicos. En Colombia existen 8 canales públicos regionales, 2 canales nacionales, 2 cadenas de radio pública y 1 sistema de medios digitales. Sin embargo, no hay una ley que organice el sector. Debería crearse una autoridad única de medios públicos que trabaje como sistema.
  8. Ley de Internet. Habrá que crear una política pública sobre el derecho a internet en la línea del marco civil brasileño. Desde los tiempos del presidente Uribe se ha intentado establecer controles de contenidos y comerciales.
  9. Contenidos digitales. Existe un rezago en la producción de contenidos digitales, aplicaciones y productos transmedia. Por eso deberá hacerse un esfuerzo muy grande para convertir el sueño TICs en una realidad.
  10. Industria de producción. Urge aumentar la demanda laboral en medios.
  11. Respeto de los derechos laborales.  El fomento de uniones y agremiaciones de los diversos profesionales del sector para que defiendan su derecho a un trabajo decente.

Omar Rincón, Director del Centro de Estudios en Periodismo –CEPER- Universidad de los Andes, Colombia, Analista de El Tiempo, mediosencolombia.com y razonpublica.com

orincon61@hotmail.com

 

ENLACES RELACIONADOS

Notas relacionadas

A involução do modelo regulatório na Colômbia

Observacom

The involution of Colombia´s regulatory model

Observacom

La involución del modelo regulatorio en Colombia

Observacom
... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)