Para el ex jefe de seguridad de Facebook es peligroso dejar en manos de las plataformas la supervisión de los discursos de odio