Reguladores y asociaciones coincidieron en la necesidad de regular a los servicios audiovisuales en Internet. Las diferencias están en el cómo regularlos