Relatoría de ONU: Regulación privada de contenidos en Internet debe basarse en principios de derechos humanos. Recomienda “smart regulation” para asegurar que las plataformas adopten mecanismos de transparencia y rendición de cuentas