Renovación automática de concesiones sería un golpe definitivo a los esfuerzos por democratizar las comunicaciones en Ecuador y garantizar el acceso equitativo a las frecuencias