Brasil: resistencia de la ley actual, que ya cumplió 50 años.