Más transparencia en la moderación de contenidos durante COVID19. Un pedido necesario pero no suficiente

El panorama internacional desatado por la pandemia está empezando a mostrar las costuras del modelo de regulación privada en la moderación de los contenidos que circulan en las grandes plataformas. 

Pueden advertirse claros indicios de las debilidades del actual modelo, aún no conociéndose los efectos totales de la distancia social ni pudiendo vislumbrar un escenario de “nueva normalidad”. Una muestra puede ser el proceso de consulta para la actualización de los Principios de Santa Clara

En el mismo sentido, específicamente derivado de la aceleración de los procesos de moderación automática de contenidos que ha disparado COVID-19, más de 70 organizaciones, instituciones e investigadores de todo el mundo instaron a las plataforma digitales a que preserven y den acceso a la información eliminada en este contexto en una reciente Declaración internacional

Se trata de un gran aporte, planteando ejes importantes como la necesidad de transparentar las remociones que no recibieron revisión humana, o de conocer si las personas usuarias intentaron de apelar la remoción en cada caso. Especialmente interesante resulta la solicitud de preservación de todo el contenido que la plataforma bloquea o elimina automáticamente, incluidas las publicaciones individuales, videos, imágenes y cuentas completas, así como que produzcan informes de transparencia sobre bloqueo y eliminación de contenidos relacionados con la pandemia.

La sociedad civil y la academia continuarán haciendo aportes invaluables al demandar el autocumplimiento de determinados principios por parte del sector privado -esfuerzos que OBSERVACOM apoya- aunque es posible que estas prácticas no sean suficientes. Creemos que se hace cada vez más claro la necesidad de una regulación democrática, capaz de otorgar un marco de certidumbre a las empresas a la vez que de garantizar la protección de derechos fundamentales de sus usuarios, como la libertad de expresión.