Censura de YouTube a medios en Nicaragua: el derecho de autor como eficaz herramienta para acallar voces críticas

Los recientes acontecimientos reportados en Nicaragua por la organización Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) y difundidos también en el marco de nuestra campaña #CensuraBot respecto del sistemático cierre de canales de Youtube de medios de comunicación críticos del Gobierno de Daniel Ortega, se enmarcan en una tendencia cada vez más frecuente que vincula el uso de los reclamos de propiedad intelectual como una herramienta eficaz para la censura.

El caso reportado recoge 44 quejas por supuesta violación del derecho de autor realizadas por un canal de televisión privado -cuya propiedad es de la familia del Jefe de Estado-. Las bajas de contenidos sin garantías de debido proceso afectaron contenidos de estos medios de manera reiterada, afectando no solamente a videos individualizados sino también a los canales, archivos e historiales de publicaciones.

Diversas organizaciones y expertos han denunciado que la aplicación de la ley norteamericana DMCA y su mecanismo de “notice and takedown” (notificación y bajada) es la herramienta más sencilla para la baja de contenidos en las plataformas y medios sociales, muchos de ellos de carácter legítimo. 

Además de los ya conocidos problemas de aplicación extraterritorial de una ley nacional (de EEUU en en este caso) y de su contrariedad a los estándares internacionales que requieren una decisión de un juez imparcial (el segundo principio de Manila en particular), las implicancias originales de este tipo de prácticas está relacionado con tensiones entre derechos patrimoniales y la libertad de expresión, pero desde hace algunos años también se advierte una tendencia al aprovechamiento sistemático de estos mecanismos para silenciar el discurso público, en especial desde algunos gobiernos de la región, aunque no solamente. 

En 2018 la Electronic Frontier Foundation se refirió a esta tendencia como “la primera ola de censura en Internet” reportando tendencias abusivas de uso del derecho de autor como excusa usada por Jefes de Estado para silenciar voces críticas. 

El elemento novedoso de esta tendencia está dado por el actual contexto de automatización de la moderación de contenidos (y las remociones de los mismos), que aumenta la indefensión en que se encuentran las voces críticas de gobiernos autoritarios de la región.