Facebook silenció a minoría kurda por presiones del gobierno de Turquía para evitar un impacto en sus negocios

ProPublica tuvo acceso a un intercambio de mensajes internos del equipo de Facebook, entre los cuales figuran las decisiones de la empresa para bloquear contenido del grupo armado formado por la minoría kurda de Turquía (“Unidades de Protección de Personas”) por presión del gobierno de Turquía. 

En 2018, el gobierno de Turquía exigía que el gigante de las redes sociales bloqueara el contenido del grupo de milicias kurdo que veía como su enemigo. Cuando el gobierno turco atacó a los kurdos en el norte de Siria, Turquía también arrestó a cientos de sus propios residentes por criticar la operación.

Según ProPublica, en medio de esta campaña militar de Turquía, Facebook se puso del lado de las demandas del gobierno. Las deliberaciones, según muestran los correos electrónicos, se centraron en mantener la plataforma operativa, no en garantizar los derechos humanos. «La página nos causó algunos incendios de relaciones públicas en el pasado», advirtió un gerente de Facebook sobre el material de la Unidades de Protección de Personas, comentando la tensión que tal contenido generaba entre el gobierno y la empresa.

El cabildeo del gobierno turco sobre el contenido relacionado con Afrin, según los datos a que ProPublica tuvo acceso, incluyó una llamada del presidente de BTK, el regulador de telecomunicaciones de Turquía, que recordó a Facebook «que tenga cuidado con el material que se publica, especialmente las fotos de personas heridas», escribió Mark Smith, un gerente de políticas con sede en el Reino Unido, a Joel Kaplan, vicepresidente de políticas públicas globales de Facebook. También destacó que “el gobierno puede pedirnos que bloqueemos páginas y perfiles completos si se convierten en un punto focal para compartir contenido ilegal». Turquía considera a las milicias kurdas terroristas, aunque ni Estados Unidos ni Facebook lo hacen.

La solución final de la empresa fue «geobloquear» o prohibir selectivamente a los usuarios en un área geográfica para que no vean cierto contenido, en caso de que las amenazas de los funcionarios públicos turcos fueran intensificadas.

Facebook confirmó a ProPublica que tomó la decisión de restringir la página en Turquía siguiendo una orden directa del gobierno turco, una vez que quedó claro que no hacerlo habría provocado el cierre completo de sus servicios en el país. La compañía dijo que había sido bloqueada antes en Turquía, incluida media docena de veces en 2016.

El contenido que Turquía consideró ofensivo, según los correos electrónicos internos, incluía fotos en Instagram, propiedad de Facebook, de heridos, incluso combatientes de la organización armada, soldados turcos y posiblemente civiles. En ese momento, tales organizaciones criticaron lo que entendió que era la censura de Facebook de dicho material. 

Yaman Akdeniz, fundador de la Asociación de Libertad de Expresión de Turquía, dijo que el bloque Unidades de Protección de Personas “no fue un caso fácil porque Turquía las ve como una organización terrorista y quiere que sus cuentas sean bloqueadas. Pero, para él, los mensajes confirman que Facebook no quiere cuestionar estas solicitudes y estaba preparado para actuar. “Facebook tiene un problema de transparencia”, dijo.

De hecho, Facebook no revela a los usuarios que la página de Unidades de Protección de Personas esté explícitamente prohibida. Cuando ProPublica intentó acceder a la página de Facebook de Unidades de Protección de Personas usando una VPN turca, para simular la navegación por Internet desde el interior del país, un aviso decía: «El enlace puede estar roto o la página puede haber sido eliminada». La página todavía está disponible en Facebook para las personas que ven el sitio a través de proveedores de Internet de EE.UU.

Katitza Rodríguez, directora de políticas de privacidad global de Electronic Frontier Foundation, dijo que el gobierno turco también ha logrado forzar a Facebook y otras plataformas a nombrar representantes legales en el país. Si las empresas de tecnología no cumplen, dijo, se evitaría que los contribuyentes turcos coloquen anuncios y realicen pagos en Facebook. “Las empresas tienen la obligación, según el derecho internacional, de respetar los derechos humanos”, recordó.