Modelo de tallas grandes logró que Instagram modifique su política sobre desnudos

La modelo británica Nyome Nicholas-Williams, quien encabezó un movimiento de protesta que buscó acabar con la censura y la discriminación de cuerpos negros y de tallas grandes en redes sociales, logró que Instagram anuncie una actualización en su política sobre desnudez, especialmente en las fotos que muestren pechos.

El cambio de dirección de Instagram ocurrió después de sufrir acusaciones de exceso de puritanismo y falta de claridad en las reglas sobre desnudez. Las mismas prohíben los “primeros planos de traseros completamente expuestos” o “pezones de mujer descubiertos”, pero en reiteradas ocasiones se eliminaron posteos con fotos de mujeres que mostraban sus formas sin ser explícitas o inclusive cubrían sus senos.

El doble estándar en la aplicación de esas reglas había sido denunciado por Nyome Nicholas-Williams, quien promueve una moda inclusiva, especialmente para la comunidad negra y las personas de tallas grandes.

«No autorizamos el hecho de apretarse los senos ya que está frecuentemente asociado al contenido pornográfico, pero sabemos que cometimos errores en la manera en la que lo aplicamos, especialmente hacia la comunidad de tallas grandes», afirmó una vocera de la red social en un comunicado enviado a la agencia de noticias AFP.

Con la actualización de la política sobre desnudez anunciada por Instagram, los contenidos en los que una persona se abraza o sostiene simplemente sus pechos serán “autorizados”. El cambio permite los semidesnudos que tengan un fin de expresión artística y se aplique de forma inclusiva a todos sus usuarios. “Esperamos que este cambio de política ponga fin a la censura de los cuerpos negros y gordos”, celebró la modelo en su cuenta de Instagram.

La gran polémica se había iniciado con una foto de la modelo sentada en un taburete, abrazándose el torso desnudo. Instagram eliminó la imagen achacando “semidesnudez” pero se trataba de una censura discriminatoria, pues muchas de las modelos blancas y delgadas tenían publicado en su muro este tipo de sesiones fotográficas sin censuras ni restricciones por parte de la plataforma.

Nyome Nicholas-Williams alzó la voz, inició una campaña en Instagram y movilizó una petición en Change.org que firmaron más de 17 mil usuarios. Inclusive, las protestas llegaron a las calles londinenses en forma de grafitis.