Twitter: ¿más privilegios para expresiones públicas de funcionarios públicos que para las de otros usuarios?

Al anunciar que el presidente estadounidense Donald Trump perderá los privilegios de los que disfruta cuando Joe Biden lo suceda en el cargo en enero próximo, Twitter evidenció las asimetrías con las que modera su contenido y ratificó que aplica políticas especiales de moderación de contenidos de interés público cuando se trata de líderes mundiales y otros funcionarios de alto rango.

En tal sentido, la red social de los 280 caracteres confirmó que la cuenta @realDonaldTrump estará sujeta a las mismas reglas que cualquier otro usuario a partir de dejar su cargo, incluidas las prohibiciones de incitar a la violencia y publicar información falsa sobre las elecciones o la pandemia del coronavirus, reglas que sí aplican a los demás usuarios de la plataforma.

La compañía de Jack Dorsey aplica políticas especiales a los líderes mundiales y otros funcionarios de altos cargos, dejando en línea el contenido que infringe las normas de la compañía si la misma considera que hay “un valor de interés público claro para mantener el tuit”. La política de interés público de Twitter se formalizó en 2019, dándole forma a una norma que se había aplicado de manera informal durante algún tiempo.

En realidad, según ha afirmado Gustavo Gómez, Director Ejecutivo de OBSERVACOM, si lo que se considera relevante es el “interés público” del contenido, los estándares internacionales de libertad de expresión establecen lo contrario: las autoridades y funcionarios públicos deberían tener menos privilegios, no más.

Lo anterior se fundamenta,  en que los jefes de Estado no sólo poseen mayor poder, medios y capacidad que sus ciudadanos al momento de exponer sus opiniones, sino que en un sistema democrático los gobernantes deben estar más expuestos a las críticas .

“El enfoque de Twitter hacia los líderes mundiales, candidatos y funcionarios públicos se basa en el principio de que las personas deberían poder elegir ver lo que sus líderes están diciendo en un contexto claro. Esto significa que podemos aplicar advertencias y etiquetas, y limitar la participación a ciertos tweets. Este marco de políticas se aplica a los líderes mundiales y candidatos a cargos públicos actuales, y no a los ciudadanos privados cuando ya no ocupan estos cargos”, le confirmó un portavoz de Twitter a The Verge.

Al mismo tiempo, Twitter aclaró que hay determinadas que reglas se aplican independientemente del valor de interés público de un tweet y de la investidura de los mandatarios o altos funcionarios. 

En este punto, quedan fuera del paraguas de protección si promueven el terrorismo, hacen amenazas directas de violencia contra un individuo, publican información privada de alguien, hacen públicos fotos o videos íntimos sin el consentimiento del sujeto o se involucran en comportamientos relacionados con la explotación sexual infantil, entre otras cuestiones.

Vale señalar que los cambios sólo tendrán alcance sobre la cuenta personal de Trump. Por su parte, las cuentas específicas como las de la Casa Blanca (@WhiteHouse), el presidente norteamericano (@POTUS) y la primera dama (@FLOTUS) serán transferidas la nueva administración.