Twitter ocultó mensajes de Donald Trump por considerarlos potencialmente engañosos

En otra demostración de la capacidad de las plataformas privadas para moderar de manera arbitraria el discurso público, Twitter ocultó mensajes del presidente estadounidense Donald Trump por considerar que se trataba de “información potencialmente engañosa”.

En la noche de las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre, la red social etiquetó varios mensajes del actual presidente y candidato republicano a la reelección: entre otras cuestiones, en esos textos Trump denunciaba un supuesto fraude en su puja en las urnas contra el candidato demócrata Joe Biden. “Están intentando ROBAR las elecciones. No dejaremos que lo hagan. ¡No se puede votar después del cierre de las urnas!”, tuiteó, en inglés, el primer mandatario estadounidense.

La red social de los 280 caracteres rápidamente etiquetó el mensaje como “información potencialmente engañosa”, lo que impidió compartir o citar el tuit. Posteriormente, Trump publicó un segundo mensaje en el que advirtió que en las próximas horas anunciaría “una gran victoria”.

De acuerdo con Twitter, una parte o todo el contenido compartido en los tuits de Trump –los que fueron ocultados y etiquetados- había sido objetado y podría ser engañoso respecto de cómo participar en una elección u otro proceso cívico.

Lo ocurrido en un escenario tan sensible como las elecciones norteamericanas reavivó la polémica en torno a cuáles son las herramientas que posee Twitter para determinar la veracidad o la falsedad de determinadas informaciones o declaraciones públicas. 

En tal sentido, diversos especialistas plantearon que el enorme poder de esas empresas privadas debería tener algún límite en la deliberación pública.La cadena Fox inclusive publicó un artículo en el que planteó que un estudio del Media Research Center llegó a la conclusión de que el presidente norteamericano y candidato republicano fue censurado al menos 65 veces por Twitter y Facebook, mientras que las cuentas del demócrata Biden no fueron alcanzadas or objeciones ni una sola vez por ninguna de las dos redes sociales. 

Más allá del perfil polémico de Trump bien vale preguntarse cómo actuará Twitter en relación con la moderación de contenido de cualquier usuario, ya que la empresa goza del poder de decisión privada para etiquetar como información potencialmente engañosa innumerables mensajes de distintas esferas del discurso público.