Observacom
Actualidad - Global Políticas públicas Regulación

Finalizó consulta de UIT sobre OTT con mayoritaria participación de empresas y escasos aportes de gobiernos y sociedad civil

Con 69 contribuciones, principalmente de empresas de telecomunicaciones e Internet y sus agremiaciones, concluyó la primera etapa de la consulta de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) sobre regulación y las políticas públicas dirigidas a operadores que brindan servicios a través de Internet, conocidos como over the top (OTT).

La fase de consulta online, que será seguida por una consulta presencial que se realizará el 18 de septiembre en Ginebra, tuvo escasa participación de gobiernos y de organizaciones de la sociedad civil (Access Now, Public Knowledge, Artículo 19 y APC).

En relación a los gobiernos enviaron sus contribuciones los ministerios de comunicaciones y/o de ciencia y tecnología de Bielorusia, Botswana, Mozambique, EEUU (a través del Departamento de Estado), y, de la región, Venezuela. Según el portal Telaviva, Brasil, a través la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (ANATEL), elaboró una contribución que sería remitida el 6 de septiembre para su discusión en la etapa presencial de la consulta en Ginebra. En el documento ANATEL sostiene que cualquier regulación de OTT en Brasil debe seguir los principios de la Ley General de Telecomunicaciones, el Marco Civil de Internet y su decreto reglamentario.

Seis organizaciones de Brasil remitieron sus documentos. De acuerdo con TelaViva, la Associação Brasileira de Proveedores de Internet y Telecomunicaciones (ABRINT) consideró que no se debe regular el mundo de Internet. Por el contrario SindiTelebrasil y Claro plantearon la necesidad de equiparación reglas bien sea por la vía regulatoria o por la disminución del pago de impuestos para las empresas de telecomunicaciones, además SindiTelebras señaló la posibilidad de que se elabore un tratado en el cual las aplicaciones de contenido, tengan o no representación en el país, se ajusten a las leyes nacionales. Por su parte Brasscom (entidad de software) destacó la importancia de la regulación ex post para las empresas de telecomunicaciones pero en relación a los impuestos consideró que se cobra mucho al usuario por el servicio de banda ancha.

Otra de las instituciones brasileras que participó fue ABRANET (Cámara que representa a los pequeños proveedores) quien manifestó que UIT no debe tener injerencia en la regulación de Internet ya que se trata de problemas que deben resolverse a nivel nacional. Por último, IDEC (Instituto de Defensa del Consumidor) presentó un documento en alianza con la organización Public Knowledge en el que manifestó que OTTs y empresas de telecomunicaciones son mercados diferentes por lo que no es posible aplicar reglas semejantes, así como consideró que las OTTs no son “free riders” en la medida en que son los que generan la demanda de tráfico a las redes de telecomunicaciones.

Entre las cámaras empresarias regionales, DigitalEurope, organización que representa a CEOs de grandes y pequeñas compañías digitales en Europa, se manifestó en contra de la regulación OTT ya que desde su perspectiva al hacerlo se frenará la innovación y dificultará la consecución de las metas de desarrollo sustentable como mejorar las condiciones de accesibilidad. En cambio GSMA y ASIET, que representan a las empresas de telecomunicaciones, señalaron la necesidad de la intervención regulatoria para equilibrar el campo de juego. GSMA planteó que la regulación de un servicio específico no es la respuesta sino que para el ecosistema de Internet se precisa regulación “light touch” y un mercado competitivo. La Asociación considera que UIT no es el ámbito apropiado para desarrollar regulación para OTT y que, en cambio, UIT puede actuar como una fuente de recursos sobre buenas prácticas.

Por su parte, el documento de ASIET expresó que “para que este nuevo entorno de mercado se desarrolle de una forma saludable, sostenible y beneficiosa para la sociedad es imprescindible que los gobiernos faciliten unas reglas de juego equilibradas para todos, en este mercado será la propia dinámica de la competencia quién mejor determine a los jugadores si competir, cooperar o “coopetir””.

Entre las empresas digitales, Microsoft señaló en su contribución que los reguladores deben focalizar holísticamente para promover la innovación y la inversión a través de todo el ecosistema digital y no solo en el acceso a la última milla. Además dijo que las regulaciones tradicionales lesionan la innovación, que hay que eliminar el término OTT ya que no resulta útil ni significativo para los debates de política y que UIT no es el ámbito adecuado para este debate sobre regulación de Internet. Sobre este punto también coincidió Google que señaló que UIT debería continuar focalizándose en cuestiones de espectro y estándares para redes de telecomunicaciones en lugar de intentar abarcar temas que ya están siendo tratados por otras organizaciones como Internet Engineering Task Force (IETF), W3 o ICANN. Además, manifestó que los proveedores de contenido crean demanda para los servicios de acceso a Internet y contribuyen a generar ingresos para los operadores de telecomunicaciones, por eso Google cree que los proveedores de contenidos y aplicaciones son facilitadores del crecimiento económico global así como también son claves para alcanzar las metas de Desarrollo Sustentable.

Desde las organizaciones de la sociedad civil, APC señaló que los proveedores OTT no deben estar sujetos a las regulaciones diseñadas para operadores de telecomunicaciones. Además consideró que UIT no es el ámbito adecuado para la discusión sobre regulación de Internet que, desde su perspectiva debe realizarse en el Foro de Gobernanza de Internet (IGF por sus siglas en inglés). Artículo 19 coincidió respecto del alcance de UIT en la temática, así como manifestó la importancia de circunscribir el alcance del término “OTT” y de reevaluar la concepción de los OTT como “free riders” respecto de las redes de telecomunicaciones ya que, desde su perspectiva, se complementan.

Por su parte, Access Now planteó que para evitar que las regulaciones dañen la Internet abierta y los derechos de los usuarios, se deberían seguir dos principios para la elaboración de políticas: evitar aplicar el estilo de regulaciones clásicas de las telecomunicaciones que implican una licencia para las aplicaciones o servicios de Internet; y realizar la intervención regulatoria a los servicios y aplicaciones de Internet sobre la base de consideraciones de Interés público y derechos humanos.

Por su parte, Public Knowledge señaló que se debe mantener los principios de Internet abierta y rechazar las premisas de reglas equiparables [level playing field], “free riders” y mismos servicios, mismas reglas. Asimismo manifestó que UIT no debería cambiar las reglas del ambiente de Internet intentando imponer regulaciones de operadores de red a los servicios OTT.

Todas las contribuciones a la consulta pueden verse aquí.

ENLACES RELACIONADOS:

Apertura de mercados digitales y eliminación de impuestos a OTT en la agenda de EEUU para renegociar TLCAN

Servicios OTT deberán deberán pagar impuestos en Argentina y Uruguay

OTT vs. Telcos: los contra-argumentos al “level playing field”

Notas relacionadas

Los mecanismos de co-regulación serían los más idóneos para enfrentar los desafíos de la desinformación en línea en procesos electorales, dice experto británico

Observacom

OBSERVACOM presentó propuesta de regulación de plataformas de Internet en Uruguay

Observacom

ANCINE de Brasil propone un marco regulatorio específico para servicios VoD

Observacom
... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)