Observacom
Actualidad - Global

Organizaciones de todo el mundo exigen a Google que abandone el proyecto Dragonfly en China, una versión censurada de su buscador

OBSERVACOM en conjunto con más de 50 organizaciones de la sociedad civil y académicos enviaron una carta al CEO de Google, Sundar Pichai, en la que exigieron que la compañía cese con el desarrollo del proyecto Dragonfly, que consiste en la implementación de una versión censurada de su buscador en China.

“Le escribimos para pedirle que garantice que Google abandone el proyecto Dragonfly y cualquier plan para lanzar una aplicación censurada de búsqueda en China, así como también que reafirme el compromiso de la compañía de 2010 de que no proveería servicios censurados de búsqueda en el país”, señala la carta.

Las organizaciones plantean que “la compañía podría poner en riesgo a sabiendas, su compromiso con los derechos humanos y libertad de expresión a cambio de acceder al mercado chino”. Además expresan que “contribuir activamente con el régimen de China de censura y vigilancia sentará un terrible precedente para los derechos humanos y la libertad de prensa a nivel mundial”.

Las organizaciones expresaron su apoyo a los empleados de Google que en su carta abierta manifestaron su oposición al proyecto Dragonfly por considerar que contribuye con la censura estatal.

En la misiva al CEO de Google, las organizaciones señalan que, de acuerdo con información de prensa, la compañía censuraría términos de búsqueda como “derechos humanos”, “protesta estudiantil”, “premio Nobel”, así como contenido periodístico y vincularía las búsquedas personales a sus números telefónicos. Asimismo obligaría los usuarios a registrarse para utilizar sus servicios, rastrear y almacenar información de localización, historias de búsqueda y proveer “acceso unilateral” a esos datos a un joint venture de China no identificado, permitiendo al gobierno virtualmente acceder a esta información.

Por todo lo anterior, las organizaciones instan a Google “a que atienda las preocupaciones de sus propios empleados y de las organizaciones e individuos del espectro político abandonando el proyecto Dragonfly y reafirmando su compromiso de no proveer servicios de búsqueda censurada en China”.

“Celebramos que Google haya confirmado que la compañía toma en serio su responsabilidad de respetar los derechos humanos [en una carta enviada en octubre ante un pedido previo de explicaciones por parte de las organizaciones]. Pero la compañía por ahora ha fallado en explicar cómo reconcilia esa responsabilidad con su decisión de diseñar un producto cuyo propósito es socavar el derecho a la libertad de expresión y la privacidad”, concluye la carta.

ENLACES RELACIONADOS:

Empleados de Google y organizaciones de derechos digitales protestan contra desarrollo de motor de búsqueda censurado para China

Grandes plataformas de Internet son nuevos “gatekeepers” que amenazan la libertad de expresión con regulación privada sin control público ni transparencia, dice OBSERVACOM

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)