BID recomienda que leyes de telecomunicaciones reconozcan convergencia de servicios y neutralidad tecnológica pero no la neutralidad de red