Brecha digital en América Latina se mantiene en un contexto de fuerte concentración en telecomunicaciones y un Estado débil para garantizar acceso