El discurso de la regulación convergente no se traduce en la realidad