Empresas de Internet se unieron en una protesta para mantener las reglas de neutralidad de red en Estados Unidos