Grandes plataformas de Internet son nuevos “gatekeepers” que amenazan la libertad de expresión con regulación privada sin control público ni transparencia, dice OBSERVACOM