La “captura” de los medios por intereses privados y gubernamentales amenaza su independencia