Observacom
Análisis - México Español

México: El destino inmediato de Televisa está en manos del IFT

Por mandato de un Tribunal Especializado el regulador tuvo que reponer el proceso que determinó que Grupo Televisa no tiene poder sustancial de mercado en la TV de paga, lo que le obligó a rectificar y ahora el destino de la empresa está en sus manos.

Nicolás Lucas*/México/Marzo 2017
English

El regulador mexicano resolvió que el Grupo Televisa es un agente con la capacidad para fijar precios y de desplazar a sus competidores del negocio de la televisión restringida en 2,124 mercados del territorio, esto luego que un juez desahogara una serie de recursos legales presentados por Televisora del Valle de México (TVM), la empresa controladora del Canal 40 y filial de TV Azteca, que se inconformó por la negativa del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de declarar a Televisa como un actor con poder sustancial en la TV de paga en una primera ocasión, en septiembre de 2015.

El desahogo del amparo interpuesto por TVM no fue sencillo. Tardó más de un año. Primero fue desestimado y después, cuando finalmente fue aceptado, enfrentó otros amparos que presentaron las filiales de Grupo Televisa. También tuvo que lidiar contra otro amparo que presentó el propio IFT.

A la postre, el Primer Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Administrativa Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones dio la razón a TVM y a los argumentos que se contenían en el juicio de amparo con expediente 1675/2015, por lo que mandató al IFT a analizar en una segunda ocasión los elementos que en el año 2015 le presentó la Unidad Investigadora y con los que se presumía entonces que Televisa es un agente con poder sustancial de mercado en la provisión de servicios de televisión y audios restringidos (STAR).

El argumento de TVM deriva de que el Grupo Televisa, al ser agente con poder sustancial de mercado, no es merecedor a la regla de gratuidad de retransmisión de contenidos de televisión abierta en plataformas de TV de paga, conocido más en la industria como “must offer” y por tanto, estaría obligado a pagar por esas retransmisiones, lo que se traduciría después como un impacto económico para la compañía.

Pero hay más. La ponencia del magistrado Jean Claude Tron Petit resuelve que el IFT actuó de manera “ilegal” y fuera del “principio de racionalidad” al establecer que Televisa, entonces con una participación de mercado de más de 55% en el segmento, no tiene poder sustancial en la televisión restringida:

Fue “ilegal” porque el regulador discutió y definió su postura con base en información del mercado entre septiembre de 2014 y marzo de 2015, cuando los hallazgos de su Unidad Investigadora contenían información desde el año 2009 y agosto de 2014 . Fue este el principal motivo por el que el tribunal obligó al IFT a reponer su decisión.

El IFT resolvió en una primera etapa dejar sin efectos la resolución en la que declaró a Televisa como un actor sin poder sustancial en el mercado de televisión de paga y ordenó a su Unidad de Competencia Económica a presentar un nuevo proyecto para su discusión, retomando los elementos que ya había presentado la Unidad Investigadora. Quedó descartada una nueva investigación.

Una vez que el IFT definió que la compañía es un actor con poder sustancial, notificará a la empresa y esta podrá hacerlo a su vez a sus inversionistas. Se espera entonces que el regulador comience con el diseño de políticas regulatorias que impidan a Televisa fijar tarifas o desplace a la competencia con el establecimiento de barreras comerciales, y que además cubra cuotas económicas por la retransmisión de señales de TV abierta en sus sistemas de cable y satelital.

Grupo Televisa es el primer actor por tamaño de mercado en TV de paga. Cerró 2016 con 4 millones 205,000 clientes activos en la división fija que le reportaron las cableras TVI, Cablemás, Cablecom, Cablevisión Red e Izzi Telecom. En satélite la cifra es de 8 millones 26,000 usuarios. Las ventas en cable subieron 11.9% en 2016 y las de Sky, 14%

La participación de Televisa rebasa ahora 57% del mercado, pero el dato fue desestimado por el IFT en 2015 con el argumento de que Megacable, Dish, Totalplay y Axtel registraban crecimientos, afirmación que ha sido ya refutada por el tribunal especializado.

La resolución del IFT llegó en un momento en que la operación de Grupo Televisa atraviesa por altibajos en prácticamente todos los segmentos donde mantiene intereses.

En su división más fuerte históricamente, que ha sido la televisión abierta desde hace 60 años, el noticiero estelar de Televisa empezó enero con un rating de 12 puntos a escala nacional, mientras que el de su competencia directa, TV Azteca, ha venido repuntando desde el segundo semestre de 2016, hasta llegar a enero con 15.2 puntos . TV Azteca ha logrado grandes avances sobre Televisa en las demás barras programáticas, gracias una transmisión de contenidos más arriesgados.

La prometedora estrategia para avanzar sobre las telecomunicaciones fijas tampoco ha tenido mucho éxito. El negocio chupa tanto dinero del plan de inversiones que la compañía informó en su reporte a bolsa para el cuarto trimestre de 2016 que reducirá 33% sus inversiones para 2017, una cifra que supone alrededor de 500 millones de dólares en relación a lo invertido en 2016.

Una posibilidad que podría reportarle mejores resultados a la televisora es escindir en un “spin-off” a su brazo de telecomunicaciones por cable. La clave está en cómo podría beneficiarse de las regulaciones o alejarse de ellas sin desaprovechar la oportunidad de acceder a la infraestructura de Telmex, el otro preponderante, para ganar más mercado.

El futuro inmediato del Grupo Televisa ya se definió en el seno del IFT, no en el corporativo de la televisora , porque después de la resolución sobre el poder sustancial en TV de paga seguidamente vendrán los resultados de los análisis sobre el comportamiento de la empresa con el resto de las regulaciones asimétricas que también pesan sobre ella como agente económico preponderante en radiodifusión.

En esta ocasión el control judicial funcionó, sin embargo, lo verdaderamente relevante serán las medidas de regulación asimétrica que imponga el regulador a Televisa para evaluar si finalmente se incentiva la competencia en el mercado de la televisión de paga, aunque se considera que podrían ser limitadas ya que la investigación del IFT no tomó en cuenta su participación en el mercado de publicidad y producción de contenidos.

*Reportero especializado negocios y empresas del periódico El Economista.

Su trayectoria la inició en Grupo Radio Centro en el año 2000 y desde el 2007 se desempeña en la prensa escrita, con participaciones en El Financiero y las revistas Valor del banco Banamex, Alto Nivel y El Contribuyente.

Enlaces Relacionados:

Tribunal mexicano revoca decisión del regulador y declara que Televisa tiene posición dominante en TV paga

Esto es lo que le espera al negocio de Televisa en TV de paga

Televisa pierde 11,000 millones de pesos en bolsa por resolución del IFT