¿Hay concentración indebida en la era digital?