Observacom
Actualidad - México

Regulador mexicano ordena medidas anti-concentración contra América Móvil y Televisa

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estableció una serie de medidas regulatorias especiales para América Móvil y Televisa, para evitar la concentración en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión respectivamente. La decisión surge como resultado de la revisión bianual de las medidas impuestas a América Móvil como Agente Económico Preponderante (AEP) en el mercado de telecomunicaciones y tras la reciente decisión del regulador que determinó que Televisa cuenta con poder sustancial en el mercado de TV paga.

Para el sector de telecomunicaciones, el IFT ordenó la separación funcional de Telmex/Telnor y la creación de una empresa para la prestación de servicios mayoristas fijos. También adoptó nuevas medidas como el “trato no discriminatorio” para servicios mayoristas fijos y móviles, el establecimiento de tarifas en base a modelo de costos para servicios fijos y de costos incrementales para enlaces dedicados, entre otras, como puede leerse en el comunicado del regulador.

En tanto para la radiodifusión, las medidas anti-concentración que se aplicarán a Televisa son la obligación de prestar servicio de emisión de señal; la imposibilidad de adquirir en exclusiva los derechos de transmisión de contenidos audiovisuales relevantes; la obligación de publicar información sobre los términos y condiciones en los que comercializa la publicidad; la presentación de contabilidad separada por servicios y el establecimiento de plazos para disponibilizar informaciones en el Sistema Electrónico de Gestión.

Tras ser notificada de las medidas del IFT, América Móvil informó a través de un comunicado que la resolución “será impugnada”. La compañía consideró que la misma “no está basada en una evaluación integral en términos de competencia, ni considera los profundos cambios ocurridos en el sector de las telecomunicaciones a tres años de la imposición de medidas asimétricas y la competencia efectiva existente tanto en servicios fijos como móviles, la cual se manifiesta claramente, entre otros, en el gran crecimiento de consumo en todos los servicios de telecomunicaciones, principalmente de datos”. Además, señaló que “las modificaciones y adiciones a las medidas notificadas son violatorias de los títulos de concesión y confirman la falta de certeza jurídica y predictibilidad regulatoria en el sector”.

En relación a la separación funcional, el IFT determinó que “la nueva empresa deberá contar con órganos de decisión, administración y gobierno corporativo o equivalentes independientes, que incluyan representantes de la industria, marca propia, sistemas operativos y de gestión independientes, personal propio, entre otras condiciones”.

Una de las nuevas medidas que adoptó el IFT para América Móvil es la de “trato no discriminatorio”, que refieren a la “equivalencia de insumos, replicabilidad técnica y económica” (es decir, condiciones de acceso equitativas a insumos, tecnología y tarifas) en relación con sus competidores en la prestación de servicios mayoristas fijos y móviles.

Además, el regulador determinó la revisión anual, con proceso de audiencia pública mediante, de las ofertas de referencia de servicios mayoristas, así como también el establecimiento de tarifas en base a un modelo de costos para servicios mayoristas fijos, y tarifas bajo el modelo de costos incrementales a largo plata para servicios mayoristas de enlaces dedicados.

En relación a Televisa, el regulador definió que el Grupo deberá permitir a sus competidores emitir su señal a través de sus redes “en caso de que no exista espacio para compartir infraestructura pasiva siempre que sea técnicamente factible”.

En materia de contenidos, la principal empresa de TV abierta del país- que además detenta poder sustancial en el mercado de TV paga-  no podrá adquirir derechos de transmisión en exclusiva de contenidos audiovisuales relevantes (por ejemplo, fútbol) “a menos que pueda sub-licenciarlos a otros concesionarios de televisión radiodifundida”.

El regulador también determinó que Televisa deberá publicar información sobre los términos y condiciones en los que comercializa espacios de publicidad y “entregar anualmente al IFT información sobre los espacios publicitarios vendidos a anunciantes del sector de telecomunicaciones”.

Así como a América Móvil se le ordenó la separación funcional, a Televisa se le exigirá en la presentación de sus estados contables la información separada por servicios, lo cual contribuye a la transparencia.

Por último, el IFT determinó el establecimiento de plazos para que tanto los competidores de América Móvil como los de Televisa cuenten con la información de la compañía sobre infraestructura y servicios mayoristas en el Sistema Electrónico de Gestión.

ENLACES RELACIONADOS:

Peña Nieto impugna regulación en defensa de audiencias del IFT en México. Sociedad civil cuestiona violación de autonomía del regulador

Preponderancia de AMX: reporte de cumplimiento