Relatoría reconoce avances en Chile pero destaca uno de los “mayores índices de concentración” en la región y discriminación a medios comunitarios