Rol de los Estados es clave en la transición digital en América Latina: 4,5 millones de hogares podrían quedar fuera en 2020