Observacom
Análisis - España Español

Un marco jurídico para los servicios OTT en la Unión Europea

Tras un debate intenso y participativo, la Comisión Europea dio lugar al texto consolidado de la Directiva 2010/13/UE, que contempla las nuevas realidades pujantes sobre la prestación de servicios audiovisuales en la red, como es el caso de los servicios “Over the Top” (OTT).

Ángel García Castillejo*/España/Septiembre 2016.

English

Los servicios sobre la red u “Over the Top “ (OTT), se han ido desarrollando a lo largo de la última década en todos los ámbitos de los servicios de comunicaciones, ofreciendo alternativas más o menos depuradas y con mayor o menor calidad en competencia con los servicios de voz fija o móvil (Skype, Tango, Viber, o Whatsapp), en mensajería instantánea con el propio Whatsapp o Telegram y en el audiovisual con ofertas en abierto o de pago como las ofertadas por Youtube, Hulu, Netflix o HBO Now entre otras muchas. Estos servicios en el ámbito audiovisual, han merecido la atención de las autoridades de la Unión Europea (UE), hasta el punto de dar pie a una propuesta de nueva redacción para la norma europea en materia de contenidos audiovisuales.

La oferta de servicios sobre la red no para de crecer, los operadores tradicionales de telecomunicaciones van mutando hacia una nueva tipología de prestador de servicios. El mercado tradicional de las comunicaciones ha dado un paso definitivo a la convergencia entre las telecomunicaciones y el audiovisual. El empuje de la tecnología digital ha transformado la estructura del mercado con una nueva forma de acceder a los servicios, gracias al fuerte despliegue de infraestructuras de banda ancha y accesos de usuarios finales a alta velocidad. Sin estos ingredientes previos, no es entendible el desarrollo de los servicios OTT.

A título de ejemplo, según alguno de los estudios más recientes realizados en Estados Unidos entre población hispana bilingüe, alrededor del 75% de los usuarios está suscrito a un servicio OTT y la tendencia es creciente.

En la UE, tras un debate intenso y participativo, en el que los distintos actores en el sector audiovisual han tenido la oportunidad de aportar sus puntos de vista sobre las necesarias reformas a ser introducidas en la Directiva de “Contenidos Audiovisuales sin Fronteras”, dio lugar al texto consolidado de la Directiva 2010/13/UE, que contempla las nuevas realidades pujantes como la prestación de servicios audiovisuales sobre la red, como es el caso de los servicios “Over the Top” (OTT).

La propuesta de modificación parcial de la Directiva 2010/13/UE, impulsada por la Comisión Europea, refleja el nuevo enfoque de la Comisión sobre los servicios de red u OTT, las plataformas como los mercados en línea, los motores de búsqueda, los sistemas de pago, las redes sociales y los sitios de intercambio de vídeos y contenidos audiovisuales.

La propuesta pone al día las normas comunes que han regulado los medios audiovisuales y garantizado la diversidad cultural y la libre circulación de contenidos en la UE durante casi 30 años. La Comisión quiere lograr un mayor equilibrio de las normas que se aplican hoy día a las empresas de radiodifusión tradicionales, a los proveedores de vídeo a la carta y a las plataformas de intercambio de vídeos, especialmente en lo que se refiere a la protección de la niñez. Supone la construcción de un nuevo marco jurídico para el sector audiovisual que incluye la promoción de la producción audiovisual europea y un nuevo enfoque más flexible de la normativa publicitaria audiovisual.

Así, las plataformas que organicen y marquen una gran cantidad de vídeos tendrán que proteger a los menores de contenidos nocivos (como pornografía o violencia) y proteger a todos los ciudadanos de la incitación al odio. Entre las medidas planteadas se formulan instrumentos para que los usuarios notifiquen y marquen contenidos nocivos y sistemas de verificación de la edad o de control parental. Se propone elaborar un código de conducta para el sector, junto a lo cual, los reguladores audiovisuales nacionales tendrán la facultad de aplicar normas, que, dependiendo de la legislación nacional, podrán también dar lugar a multas en casos de incumplimiento.

Se asigna una función más activa a los reguladores audiovisuales y la Directiva garantizará a partir de ahora que dichos reguladores sean verdaderamente independientes de los gobiernos y del sector para desempeñar su papel de forma óptima. También se refuerza legalmente la función del Grupo de Reguladores Europeo para los Servicios de Medios Audiovisuales (ERGA), compuesto por 28 reguladores audiovisuales nacionales. El grupo evaluará los códigos de conducta correguladores y asesorará a la Comisión Europea.

En relación con la producción audiovisual, actualmente, las empresas de radiodifusión televisiva europeas invierten alrededor del 20% de su volumen de negocios en contenidos originales y los proveedores a la carta OTT, menos del 1%. La Comisión busca que dichas empresas sigan destinando al menos la mitad del tiempo de emisión a obras europeas y obligará a los proveedores OTT a velar por que en sus catálogos haya al menos una participación del 20% de contenidos europeos. Se prevé que los Estados miembros puedan pedir a los prestadores de contenidos OTT disponibles en su país que contribuyan financieramente a la producción de obras europeas.

En materia publicitaria, se da un nuevo enfoque normativo para las empresas de radiodifusión televisiva tradicionales. La Directiva revisada ofrece una mayor flexibilidad en cuanto al horario para ofrecer anuncios publicitarios, de tal modo que se mantiene el límite general del 20% del tiempo de emisión entre las 7 y las 23 horas, pero en lugar de los doce minutos por hora actuales, las empresas de radiodifusión podrán elegir con mayor libertad el momento de ofrecer la publicidad a lo largo del día. Las empresas televisivas y los proveedores OTT también disfrutarán de una mayor flexibilidad para utilizar herramientas publicitarias como el emplazamiento de productos y el patrocinio, manteniendo informado al espectador.

En suma, se busca que en este entorno plenamente digital que los servicios digitales comparables cumplan las mismas normas o normas similares y, en la medida de lo posible, la Comisión reduciría el ámbito de aplicación y el alcance de la normativa vigente (“Normas comparables para servicios digitales comparables”). Que las plataformas en línea, en tanto que prestadores de servicios OTT, actúen de forma responsable ya sea mediante la articulación de instrumentos selectivos, como las normas audiovisuales o sobre los derechos de autor o aumentando los esfuerzos voluntarios del sector.

Por último, la Comisión Europea estima que la “confianza es imprescindible: la cooperación para la ejecución transfronteriza garantizará que los prestadores de servicios OTT cumplan sus obligaciones sobre los derechos de los consumidores.”

* Abogado. Socio Director de MEL Abogados S.L.P. Profesor de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid. Profesor de Derecho de la Publicidad y Propiedad Intelectual de la Facultad de Comunicación Blanquerna de la Universitat Ramón Llull de Barcelona. Ex Consejero de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones de España