UNESCO advierte que la región carece de reguladores independientes