Observacom
Análisis Observacom Español

UNESCO advierte que la región carece de reguladores independientes

“A través del control de las concesiones de transmisión de radio y televisión, los políticos suelen promocionarse a sí mismos y a sus aliados, además de limitar la expresión y atacar agresivamente a sus opositores políticos”.

Staff OBSERVACOM/Diciembre de 2015

English|Portuguese

La independencia de los medios de comunicación se encuentra amenazada en América Latina y el Caribe (ALC), así lo diagnostica el Informe Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios: Situación regional en AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE de la UNESCO al afirmar que “persiste la ausencia de reguladores independientes y alineados con los estándares internacionales” en la región latinoamericana. Esta situación se debe principalmente a las presiones gubernamentales y a la primacía de intereses económicos sobre los órganos reguladores de los medios audiovisuales que, por lo general, no tienen diseños institucionales con suficientes garantías para protegerlos de estas injerencias.

En el documento se explica que el panorama de la radiodifusión en la región se caracteriza por dos escenarios. El primero refiere a aquellos contextos mediáticos dominados por medios de propiedad estatal, que cuentan con organismos reguladores designados y controlados por el Estado, dirigidos por funcionarios nombrados por el gobierno y financiera y políticamente dependientes. En el segundo escenario se encuentran aquellos sistemas mediáticos  privados comerciales, concentrados económicamente, donde los organismos de control responden a los intereses políticos y económicos de los medios más poderosos.

Teniendo en cuenta que en la mayoría de los países de la región los organismos de control dependen del gobierno y del partido en el poder o bien de poderosos intereses económicos privados, la regulación termina favoreciendo a unos cuantos grupos en detrimento de la libertad de expresión y del pluralismo. El informe también llama la atención sobre  el control de las concesiones de radio y televisión por políticos que suelen promocionarse a sí mismos y a sus aliados, limitando la expresión y utilizándolos como instrumentos para atacar agresivamente a sus opositores políticos.

Ausencia de estándares internacionales

La UNESCO advierte que la regulación del sector de las comunicaciones (telecomunicaciones y radiodifusión) en la región resulta confusa a pesar de las recientes reformas normativas encaradas en los distintos países, ya que una buena parte de las nuevas regulaciones no se corresponden con los estándares internacionales de libertad de expresión emitidos por los órganos de interpretación de Tratados, a los cuales la mayor parte de los Estados de la región se han comprometido a cumplir.

A su vez el panorama de la regulación se ha vuelto más complicado por los procesos de transición digital y convergencia tecnológica. Así, por ejemplo, en materia de internet se ha levantado un intenso debate entre los gobiernos respecto a si es necesario definir o no una regulación específica. Algunos países como Brasil, Chile o Argentina generaron regulaciones que garantizan la neutralidad de la red y limitan la responsabilidad de los intermediarios como mecanismo para proteger la libertad de expresión, sin embargo, en otros tantos países de la región las organizaciones defensoras de la libertad de expresión y los derechos digitales han acusado de objetivos de censura a las intenciones de regular el internet por cuanto violan los principios de neutralidad de la red o criminalizan las expresiones a través de las redes.

En este contexto, la falta de órganos reguladores independientes no solamente afecta la libertad de expresión e información, sino que tiene también consecuencias en otros espacios del sistema mediático como las condiciones laborales de los trabajadores de la información, en especial de los periodistas. En este sentido, la migración hacia medios en línea ha tenido un impacto negativo en la cantidad de puestos de trabajo y modificó el perfil de trabajadores y su formación, sin que los Estados hayan tomado las medidas necesarias para mitigar estos impactos y exigir a las empresas estatales o privadas medidas específicas para respetar los derechos laborales de los periodistas.

El informe plantea un escenario alarmante para la práctica profesional: “…la región enfrenta desafíos estructurales que son la consecuencia de la combinación de las limitaciones de tiempo y de recursos, las deficiencias en los sistemas educativos y la escasa calidad de los cursos de periodismo. Así, los periodistas suelen estar poco capacitados para el periodismo de investigación, el mapeo y la descripción de contextos, además de mostrar limitaciones en la comprensión de las estructuras de poder”.

Redes académicas: monitoreo de medios

Por último, el documento de UNESCO señala que la creación de Observatorios de Medios  y Centros de Investigación dedicados al estudio de la dimensión ética del desempeño de los medios de comunicación así como su impacto en la libertad de expresión e información es una medida necesaria para fortalecer mejores entornos regulatorios que den respuesta a los desafios actuales a los que se enfrenta la libertad de expresión en la región, así como para contribuir a ampliar la cooperación regional en la materia.

ENLACES RELACIONADOS:

El debate sobre libertad de expresión debe incluir a todos los actores del sector

¡ Al Fin Algo Nuevo Bajo El Sol!

Ecuador: Ley de medios no ofrece independencia

Colombia. La Ocde sigue preocupada por independencia de Comisión de Regulaciones