Observacom
Análisis Observacom Español

UNESCO: “El poder de los intermediarios solo puede ser completamente entendido en el contexto del poder estatal”

Los intermediarios muestran una tendencia creciente de toma de conciencia de su posición de poder y su rol positivo para acoger los derechos. Sin embargo, para proteger la libertad de expresión y la privacidad  ellos necesitan seguir más de cerca los estándares internacionales de transparencia, necesidad, proporcionalidad, propósito legítimo y debido proceso”.

Staff OBSERVACOM/Diciembre de 2015

English|Portuguese

El rol de los intermediarios es un tema central en el entorno digital. En el Informe sobre Tendencias Mundiales en Libertad de Expresión y Desarrollo de Medios, “Special Digital Focus 2015”, UNESCO dedica gran parte de sus páginas a discutir la importancia de los intermediarios y sus implicaciones para la libertad de expresión ya que pueden actuar como cuello de botella, árbitros o defensores de ciertas expresiones.

Este documento retoma los aportes del Informe de 2014 Fostering Freedom Online: The Role of Internet Intermediaries y da muestra del trabajo sostenido que viene realizando el organismo sobre estos temas.

De acuerdo con el informe 2015 de UNESCO, los intermediarios muestran una tendencia creciente de toma de conciencia de su posición de poder y su rol positivo para acoger los derechos. Sin embargo, para proteger la libertad de expresión y la privacidad  ellos necesitan seguir más de cerca los estándares internacionales de transparencia, necesidad, proporcionalidad, propósito legítimo y debido proceso. “El poder de los intermediarios solo puede ser completamente entendido en el contexto del poder estatal”, señala el documento.

A continuación se sintetizan las principales conclusiones del documento en el que se destaca:

1. El deber de los estados de proteger los derechos humanos facilitando y apoyando el respeto de los intermediarios por la libertad de expresión. En este sentido, limitar la responsabilidad de los intermediarios por contenido publicado o transmitido por terceras partes resulta esencial para el florecimiento de servicios de internet que faciliten la libertad de expresión.

Las leyes, políticas y reglamentaciones que requieren que los intermediarios realicen prácticas de restricción, bloqueo y filtrado de contenidos en distintas jurisdicciones no son compatibles con los estándares internacionales de libertad de expresión.

Los acuerdos de licencias pueden afectar la habilidad de los intermediarios de respetar la libertad de expresión. Por su parte, los gobiernos suelen ser opacos sobre los pedidos que realizan a las compañías para la restricción de contenidos, la entrega de datos del usuario y otros requerimientos de vigilancia. Esto dificulta el control por parte de la ciudadanía de las prácticas del gobierno y de las compañías.

2. Como contrapartida a los deberes del Estado, el informe señala la necesidad de las empresas de respetar la privacidad. A pesar de que se advierte una tendencia por parte de las compañías de realizar reportes transparentes, éstas no lo hacen de manera consistente ya que no es claro qué revelan y cómo la información es comunicada. Las empresas carecen de transparencia sobre cómo ellas hacen cumplir los términos de servicio y responden a los pedidos privados.

3. El Informe de la UNESCO considera que el acceso a una solución para los usuarios es un pilar fundamental que coloca la obligación tanto para gobiernos como empresas de proveer acceso individual para remediar la situación de abusos. Mientras algunas compañías han hecho esfuerzos para proveer mecanismos de reclamo y comunicar su existencia a los usuarios, el cumplimiento de las reglas es inconsistente y sin el debido proceso.

4. UNESCO señala algunos temas de preocupación de cara al futuro en relación a la responsabilidad de intermediarios:

  • Las leyes muy comprehensivas y con regímenes de responsabilidad muy pesados provocan que los intermediarios “sobre-cumplan” con los pedidos del gobierno de modo que comprometen el derecho de los usuarios a libertad de expresión  o a restringir contenido como forma de anticiparse a las demandas de los gobiernos, incluso si estos pedidos nunca llegan.
  • Los intermediarios pueden estar sujetos a normas legales diferentes y corren el riesgo de ser sancionados por las autoridades que estén en desacuerdo con un contenido particular que se haya compartido por sus servicios.
  • Las compañías deciden permitir o prohibir ciertos contenidos basados en sus políticas internas así como influenciados por obligaciones legales impuestas por la corte, órdenes gubernamentales, reclamos civiles, instrucciones de terceros, pedidos de grupos de monitoreo con los que los intermediarios cooperan. Esta gran cantidad de actores involucrados, con marcos legales ambiguos, hace que sea poco claro para los usuarios qué contenidos están permitidos, quién lo decide, cómo y las potenciales consecuencias para su expresión.

Ante este escenario, UNESCO propone una serie de recomendaciones:

Generar marcos legales y políticas adecuadas. Esto significa que los marcos legales y políticas que afectan a la libertad de expresión y privacidad deben ser adaptados contextualmente sin transgredir los estándares internacionales. Así como deben ser consistentes con las normas de derechos humanos que incluyen el derecho a la libertad de expresión y contiene un compromiso con los principios del debido proceso y la imparcialidad. Estos marcos legales también deben ser precisos y basados en un claro entendimiento de la tecnología que van a abordar.

Desarrollar políticas involucrando múltiples actores: tanto para las políticas gubernamentales como las corporativas es más probable que sean compatibles con los estándares de libertad de expresión si se desarrollan en consulta con todas las partes interesadas.

La transparencia es otro aspecto clave. El informe señala dos tipos de transparencia: cualitativa y cuantitativa. La transparencia cualitativa tiene que ver con que los gobiernos hagan públicas las leyes, interpretaciones legales, procedimientos administrativos y otras medidas relacionadas con la restricción de contenidos y vigilancia. Para las compañías, la transparencia cualitativa pasa por comunicar a los usuarios los procesos para responder a los pedidos de gobierno y reforzar las reglas internas de la compañía y procesos. Por su parte, la transparencia cuantitativa se refiere a la publicación agregada de datos sobre los pedidos de gobierno y tasas de cumplimiento así como otros datos que ayudan a los usuarios de internet a entender qué tipo de contenidos están siendo removidos y por qué razón.

El derecho a la privacidad es central para la libertad de expresión. En consecuencia, se trata de generar políticas comprensibles para los usuarios sobre los datos que se recolectan y almacenan y en qué circunstancias las autoridades pueden acceder a ellos.

Otra de las recomendaciones es la creación de mediciones de impacto por parte de los gobiernos para entender cómo una regulación o política puede impactar en la libertad de expresión de los usuarios y en su privacidad.

Por otra parte, el informe señala que los mecanismos de auto-regulación de las empresas (que generalmente se plasman en los términos de servicio) deben seguir los principios de debido proceso y rendición de cuentas así como también ser consistentes con las normas de derechos humanos.

UNESCO también recomienda que los usuarios deben tener el derecho a una solución cuando sus derechos son restringidos o violados por intermediarios, estados o la combinación de ambos. Esto no necesariamente debe implicar al usuario realizar una acción legal, sino que las vías para solucionar o corregir las distorsiones debe estar disponible públicamente, ser conocidas, accesibles y capaces de proveer una rectificación apropiada.

UNESCO también considera importante brindar educación e información así como alfabetización sobre medios e información que permitan cubrir las competencias necesarias por los ciudadanos para participar en la sociedad del conocimiento.

Por último se recomienda la implementación de mecanismos de rendición de cuentas tanto a nivel local como global para estados y empresas. En el caso de las compañías, un mecanismo posible es el de certificación por parte de organizaciones independientes de múltiples-actores.

ENLACES RELACIONADOS:

UNESCO presentó su informe sobre libertad de expresión en el entorno digital

Relator para la Libertad de Expresión prepara informe sobre cómo limitar la concentración de medios

Organizaciones sociales presentaron los Principios de Manila sobre Responsabilidad de Intermediarios