Observacom
Actualidad - Argentina

Grupo Clarín, de diario a conglomerado convergente: características políticas, económicas y culturales del principal grupo mediático de Argentina en 75 años de historia

La capacidad adaptativa a los vaivenes políticos y económicos, a los cambios en la lógica del negocio de las comunicaciones y el afán por alcanzar a una audiencia “multitarget” caracterizan el proceso de crecimiento y consolidación de Grupo Clarín como principal conglomerado de medios, telecomunicaciones y TIC en Argentina a lo largo de sus 75 años de historia.

El libro Grupo Clarín. From Argentine Newspaper to Convergent Media Conglomerate (Routledge, 2021), de los investigadores argentinos Guillermo Mastrini, Martín Becerra y Ana Bizberge, propone un estudio en profundidad de este actor central de las comunicaciones en Argentina, prestando atención a las dimensiones histórica, política, económica, cultural y tecnológica.

“Clarín centró su estrategia de crecimiento en base al endeudamiento controlado y reinversión constante dentro de sector de comunicaciones. Asimismo supo adaptarse a los cambios en la lógica del negocio de los medios y desplegó una fuerte estrategia al servicio del crecimiento de redes”, afirman los autores.

Esta dinámica ha tenido repercusiones significativas en los últimos años tanto en las relaciones del Grupo con los gobiernos de turno (más agresiva frente a barreras regulatorias que frenaran su expansión), como en las decisiones de reorganización de ingresos en función de sus intereses corporativos, que redundaron en que el área de contenidos quedara subordinada a la estrategia de expansión de negocios.

En relación al perfil político del Grupo, el libro sostiene que “la política es un tatuaje que está adherido a la piel del principal grupo de comunicaciones de la Argentina”.

Los autores explican que la evolución de Clarín durante el siglo XX se caracterizó por “la vinculación con el estamento político, la orgánica dependencia económica de los diferentes gobiernos para impulsar el crecimiento empresarial en esas etapas, junto con la generación de un mercado masivo de lectores luego complementado con la construcción de audiencias igualmente masivas, amplias, policlasistas e identificadas con el imaginario nacional del desarrollo”.

A partir del cambio de siglo, el Grupo aprovechó la financierización del ecosistema de comunicaciones y la convergencia tecnológica para potenciar su concentración, lo que generó posiciones más agresivas contra eventuales obstáculos gubernamentales que amenacen su dinámica expansiva.

“Ya bien entrado el siglo XXI un conjunto de factores como su inserción en mercados como la televisión de pago e Internet, el enfrentamiento abierto con los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner, adoptando posiciones que uno de sus editores jefe denominó ‘periodismo de guerra’, y la caída de las ventas de los productos audiovisuales y de prensa escrita han generado que el área de contenidos haya perdido influencia en el grupo y quedara subordinada a la estrategia general de expansión de negocios”, explican.

Los autores identifican cuatro grandes momentos en el proceso de crecimiento de grupo Clarín: el primero, entre 1945-1988, de expansión monomedia; el segundo (1989-2006), multimedios; el tercero (2007- 2015) marcado por la apuesta a la infraestructura y la digitalización; y el último (2016-2020), de convergencia plena, caracterizada primero por la escisión del Grupo (Clarín para los contenidos, por un lado y Cablevisión Holding, para la infraestructura, por el otro) y luego por la fusión Cablevisión-Telecom.

“Esta última etapa, signada por la fusión Cablevisión-Telecom, podría ser, a su vez, el puntapié que le permita conseguir la capitalización necesaria para la expansión internacional del grupo, cuya estrategia en estos 75 años estuvo centrada principalmente en el ámbito nacional… Si en la etapa de expansión multimedia la masa de abonados en el cable fue lo que le permitió obtener financiamiento en el mercado de valores, los niveles de crecimiento luego de la escisión y la fusión con Telecom renuevan esas oportunidades. Si bien el volumen de operación hace que los riesgos en esta etapa sean mayores, también puede ser lo que le brinde la escala y audacia necesaria para lanzarse a competir fuera de las fronteras nacionales”, señalan.

El libro también analiza cómo los cambios políticos y económicos tuvieron un correlato en la concepción de cultura que predominó en el diario Clarín. Así se establece una periodización en cinco momentos: entre 1945 y 1969 predomina el liderazgo del fundador Roberto Noble quien sostenía una idea de cultura ágil y popular que era solidaria con el aumento constante de las  ventas; entre 1969 y 1982 se impone una idea de cultura impulsada por Rogelio Frigerio, basada en el desarrollo nacional en articulación con una visión geopolítica global; entre 1982 y 2001 predomina una visión de la cultura subordinada a los criterios empresariales que permiten la expansión económica y la consolidación de un grupo culturalmente multitarget; entre 2001 y 2009 el Grupo Clarín debe reconstruir su dañada economía y por lo tanto asumirá un perfil cultural más vinculado al quehacer nacional; finalmente, en los últimos años debido a un fuerte enfrentamiento con los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner se redefine el target de lectores y audiencias.

Los autores concluyen que, en el presente, Grupo Clarín enfrenta dos desafíos: uno vinculado al proceso de convergencia digital y el otro, el recambio generacional de sus accionistas y directivos, principalmente, la figura de su CEO, Héctor Magnetto, cuyo rol en la identificación de prioridades políticas, objetivos de gestión y estrategias de expansión es central.

“En la metamorfosis digital de la economía de los medios y las telecomunicaciones, Clarín cuenta con el privilegio de haber sido el único actor autorizado y dotado de recursos para brindar servicios convergentes en los últimos años, y con las redes físicas y móviles de telecomunicaciones y TIC que consolidó con la fusión Cablevisión Telecom. Si bien sus unidades de medios digitales hasta ahora no fueron rentables, la posesión de infraestructuras y su liderazgo con productos y servicios convergentes lo colocan en buena posición. Sin embargo, el ingreso de conglomerados digitales globales de mucho mayor tamaño con reglas de juego que no define el Estado argentino, siempre tan sensible con Clarín, abre un interrogante acerca de la capacidad de adaptación o resistencia del grupo de Magnetto a esta nueva realidad”, concluye el libro.

El libro está disponible en inglés, en el sitio web de la editorial Routlegde, en Amazon y en Google Books.

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)