Observacom
Análisis Análisis - Guatemala Sin categoría

Panorama de la concentración de la propiedad de los medios en Guatemala

«Guatemala es un país donde no hay freno para los intereses de los empresarios de medios, trasnacionales y locales, a quienes los políticos en los organismos de Estado sirven a cambio de sobornos u obedeciendo órdenes directas.»

Centro Civitas*/ Guatemala, septiembre 2014

English | Português

Panorama de la concentración de la propiedad de los medios en Guatemala (1)

1. Datos de país

Ubicado en Centro América, entre las fronteras con México, El Salvador, Belice y Honduras, Guatemala es un país con una extensión territorial de casi 108,900 kilómetros cuadrados. Según el Banco Mundial, a 2014 su población se estima en 15,08 millones de personas, de las cuales el 51,2% son mujeres. Hablamos de una población joven, la media de edad es de 17 años y el 70% es menor a las 35 años de edad. El INE estimó en 2012 que el porcentaje de población que se identificaba como indígena era del 40% y un 51%, como rural. Su densidad poblacional media es de 135 habitantes por kilómetro cuadrado. La tasa global de fecundidad es 3.1 y la tasa bruta de natalidad es de 25.8. La esperanza de vida al nacer está estimada en 71,4 años, según datos del Informe de Desarrollo Humano publicado en 2013 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Dicho informe cataloga al país entre el grupo de Desarrollo Humano medio, en el puesto 133, más abajo que Costa Rica, El Salvador, Honduras y Nicaragua. En América Latina, solo Haití muestra un índice más bajo. Esta situación se produce por la situación de desigualdad en los ingresos de su población. El Ingreso Nacional Brutoper capita es de US $4,235, más elevado que los de un par de sus vecinos, que invierten más, sin embargo, en educación y salud. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2011 (INE), la pobreza no extrema es del 41% y la extrema, del 13%. Casi un 50% de niños y niñas menores de 5 años sufre desnutrición crónica. Además, el promedio de escolaridad es de 4 años. Decimos, en suma que son muchos los retos pendientes para el desarrollo humano de las y los guatemaltecos.

2. Legislación y medios de comunicación social

Debemos iniciar con la mención de que el Artículo 46 de la Constitución Política de la República de Guatemala establece el principio general que en materia de derechos humanos los tratados y convenciones firmados y ratificados por el Estado guatemalteco tienen preeminencia sobre el derecho interno. Además, que lamentablemente no encontramos datos de más allá de 2006 sobre número de aparatos receptores de radio y televisión en el país, por lo que no hay menciones al respecto.

Aparte, la Libertad de expresión está reconocida y tutelada en el Artículo constitucional 35, el cual indica que la libertad de emisión del pensamiento no puede ser restringida por ley o disposición gubernamental alguna, que hay derecho de rectificación, que no constituye falta o delito las publicaciones con críticas, denuncias e imputaciones contra funcionarios en el ejercicio de su cargo, pero que estos sí pueden solicitar la integración de un tribunal de honor cuando los hechos sean inexactos o haya cargos infundados.

Además, que la actividad de los medios de comunicación social es de interés público y que estos no podrán ser expropiados ni interrumpidos de alguna manera en su funcionamiento. Que es libre el acceso a las fuentes de información y que este no podrá ser limitado por autoridad alguna. Establece también que el Estado no puede utilizar como formas de presión o coacción de la libertad de emisión del pensamiento la autorización, limitación o cancelación de concesiones otorgadas, que faltas y delitos serán conocidos por un juzgado especial y que los medios deben brindar seguro de vida a sus reporteros. Establece como norma regulatoria la Ley de Emisión el Pensamiento, contenida en el Decreto, que desarrolla lo apuntado y establece los mecanismos de los tribunales de imprenta y de honor.

Por otro lado, el Artículo constitucional 5 reconoce el Derecho de opinión y el 30 establece el principio de Publicidad de los actos administrativos, salvo cuando se trate de asuntos de seguridad nacional o de datos suministrados por particulares, bajo garantía de confidencialidad. Este principio y el Habeas data, contemplado en el Artículo constitucional 31 son desarrollados por la Ley de Acceso a la Información Pública, Decreto 57-2008.

Cabe mencionar con especial énfasis el Artículo constitucional 130, que prohíbe los monopolios y privilegios, y el artículo 340 del Código Penal que establece multas y penas de prisión a quienes incurran en acciones monopolizadoras.

Existen también leyes específicas y regulatorias que afectan a las empresas de medios: La Ley de Radiodifusión (Decreto 260), que regula los servicios en esa materia; la Ley de Telecomunicaciones (Decreto 94-96 y sus reformas), que norma el aprovechamiento y explotación del espectro radioeléctrico, así como la Ley de Derechos de autor y derechos conexos (Decreto congresal 33-89), que contempla algunas disposiciones que afectan a la Internet, entre otras. Además, el Acuerdo gubernativo 574-98 regula la explotación de sistemas satelitales en Guatemala. Asimismo, hay leyes específicas como la de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia que también contempla disposiciones dirigidas a los medios de comunicación social.

No podemos dejar de mencionar acuerdos que fueron formulados como de Estado, ejemplo, sobre Derechos de los pueblos indígenas, el cual posee una serie de disposiciones encaminadas a dar acceso a los pueblos indígenas a los medios, que han sido incumplidos. Lamentablemente en el caso guatemalteco hacen falta leyes fundamentales como una Ley de Medios o una específica para radios comunitarias, ausencias que permiten la vigencia de criterios excluyentes, antidemocráticos, para la asignación de frecuencias de radio.

3. Sistemas de medios a vista de pájaro

En función de su propiedad, los medios de comunicación social en Guatemala pueden ser divididos como: Privados, estatales/públicos y hay también algunos medios comunitarios. El mejor ejemplo de estos últimos que se nos ocurre es radio Qawinaqel, 98.3 FM en Palín, Escuintla, que surge en el marco de un proyecto de rescate de la cultura poqoman. Debido a que muchas de estas radios operan sin licencia y otras son un híbrido entre religiosas y comunitarias, es muy difícil hacer un recuento.

El sistema de medios estatales comprende un medio impreso, el Diario de Centro América, uno radiofónico, la TGW –que posee varias expresiones locales, como la TGQ, en Quetzaltenango, y Radio Nacional Tikal, en Petén–, y dos canales televisivos –TV Maya, y el del Congreso –dados en usufructo a la Academia de Lenguas Mayas y al Legislativo. Entidades estatales poseen asimismo sitios en Internet y en redes sociales, desde donde logran comunicarse de manera más efectiva con la ciudadanía. Es necesario apuntar que los medios del sistema estatal son más bien precarios y no pueden equiparar sus audiencias con las de los comerciales, a pesar de que la prensa impresa, la radio y la televisión en Guatemala surgen desde lo público.

Con respecto al sistema de medios privados, dominan los de índole comercial; en menor medida están los religiosos o sectarios, que pertenecen mayoritariamente a las iglesias católica y evangélica. No hay públicos, aunque algunos digitales, como Plaza Pública, cumplen en gran medida ese rol. Entre los privados impresos existen empresas que gestionan grandes, medianos y pequeños medios de prensa, según las capacidades financieras de sus propietarios. Es decir, desde diarios como Nuestro Diario y Prensa Libre hasta medios periódicos tipo boletín que circulan a nivel departamental y municipal, como Actualidad Ipalteca, de Ipala Chiquimula. Es casi imposible hacer un recuento de estos pequeños emprendimientos de medios, ya que surgen y desaparecen constantemente.

En el ámbito de los medios televisivos hay también grandes y medianos empresarios, que operan mayoritariamente en televisión abierta, por cable y paga. Los llamados “cableros” comienzan a surgir en el país en la década de 1980 y permitieron el surgimiento de pequeños empresarios de la televisión y de programación local. Cabe destacar además que en la última década ha crecido en el país la oferta de servicios de televisión paga.

Finalmente es imprescindible mencionar a los grandes proveedores de la Internet y la telefonía digital, Tigo, Claro y Telefónica. Su importancia reviste en que los servicios que ofrecen han permitido el surgimiento de nuevos medios masivos de difusión, así como la digitalización y confluencia de medios tradicionales.

4. Panorama de la propiedad

Debemos aclarar primero que la tendencia fuerte en el país es la trasnacionalización y la formación de consorcios de medios y servicios de telecomunicaciones, pero que para mayor orden describiremos ámbito por ámbito.

Internet y telefonía celular. En su informe recientemente emitido “Libertad de expresión e Internet”, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos establece como principios orientadores en la materia: el acceso universal, el pluralismo, la no discriminación y la privacidad.

Con respecto al primero –el de acceso universal –, se indica que este se refiere “a la necesidad de garantizar la conectividad y el acceso universal, ubicuo, equitativo, verdaderamente asequible y de calidad adecuada, a la infraestructura de Internet y a los servicios de las TIC, en todo el territorio del Estado”. El cumplimiento de este principio implica la erradicación de la brecha digital en los países, la cual no solo está relacionada con la disponibilidad del acceso, sino con la calidad del servicio y el traslado de conocimientos a los usuarios para un uso ventajoso del mismo.

Con respecto a los intermediarios, no solo están los principales –los grandes proveedores del servicio que ya mencionamos –, sino los proveedores de alojamiento de sitios web, las plataformas de redes sociales y los motores de búsquedas.

Guatemala es clasificado como uno de los países con acceso medio a la Internet. Según datos de 2010 de la ITU, la penetración era de 16.2%, con 2,280,000 usuarios. Luis Furlán, investigador de la Universidad del Valle de Guatemala, menciona que el país está cerrando su brecha digital con respecto a otras naciones del mundo, pero lamentablemente la incrementa internamente, lo cual puede deberse a dos razones principales: la ausencia de políticas de Estado y a que las empresas lo ven como un mercado muy pequeño para invertir en infraestructura y en ancho de banda, un mercado, valga decir, al cual le sacan raja, ya que es un servicio caro.

Sobre el fenómeno de la concentración de la propiedad con respecto a estos oferentes del servicio, menciona que las compañías telefónicas que dominan han ido desplazando a las empresas pequeñas. Por eso, y ante la ausencia del Estado, sus decisiones prácticamente dictan el desarrollo en la materia en el país. La actitud cauta de los empresarios y los elevados precios del servicio inciden en que en 2012 había solo 458 mil suscriptores de servicio de banda ancha en Guatemala, aún así, el mayor número en Centro América.

Con respecto a la telefonía fija y móvil en Guatemala, datos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT) indican que al segundo semestre de 2013 existían 1,863,052 usuarios de telefonía fija y 21,716,357 de la móvil (medidos por el número de teléfonos celulares, lo cual supone más de un aparato por persona). Con respecto a la telefonía fija, el mayor operador es Telgua (Claro3), con un 69,75%. Comcel (Tigo) y Telefónica dominan sobre el resto de empresas. En cuanto a la telefonía móvil, Comcel (Tigo) maneja un 47% del mercado, Telgua (Claro), un 31% y Telefónica (Movistar), un 22%.

Sobre el fenómeno de la concentración y el rol del Estado, valga decir que el de las operadores de telefonía celular e Internet en Guatemala es un campo de privilegios, pues no solo el Congreso aprobó en 2012 una ley que prorrogó por 20 años las licencias actualmente vigentes, sino que en abril de 2014 promulgó el Decreto 12-2014, que garantiza una protección de mercado a las tres empresas ya mencionadas.

Sotto voce es que la ley fue cabildeada en el Congreso por Mario Estrada principal accionista de Tigo, ex ministro de Comunicaciones en tiempos de Vinicio Cerezo. El legislativo aprobó esta llamada Ley Tigo, que fomenta el oligopolio en el sector, en tiempo récord: una hora.

Televisión. La televisión fija irrumpió en Guatemala a mediados de la década de los años 50, la televisión satelital por cable, en la década de los 80 y durante la siguiente década irrumpe en el país la televisión satelital paga, cuyos usuarios se han incrementado en los últimos años. Según datos publicados, provenientes de la Unidad de Control y supervisión de Televisión por cable, del Ministerio de Comunicaciones, a 2014 ésta tiene una penetración del 80% en el área metropolitana y de un 50% en el resto del país. De las 428 empresas oferentes del servicio, 49 operan sin autorización legal y más del 95% transmiten canales sin haber pagado los derechos. Dos operadores de cable proveen el servicio a más del 50% de los 800 mil hogares que lo reciben, Comtech, de Carlos Slim, e Intercentro.

Lo interesante de la televisión por cable es que se ha convertido en el campo por excelencia de políticos como Manuel Baldizón, quien ha sido llamado el Berlusconi de Petén, porque maneja el 75% de las empresas en el ramo, en ese departamento, que se extiende a nivel nacional y ha trascendido de la televisión. Baldizón posee ahora la bancada mayoritaria en el Congreso de la República. También personajes como los políticos orientales Mario Rivera y Mario Estrada y personajes señalados de cercanía con el narcotráfico, como Juan Ortiz Chamalé, en Huehuetenango.

Con respecto a la televisión paga, un reporte de la consultora Business Bureau indica que este tipo de servicio tiene en Guatemala una penetración del 30% y un 22% de hogares conectados ilegalmente, para hacer un total de 52% de cobertura. A nivel latinoamericano, uno de los operadores más poderosos es Sky, considerado dentro de la división latinoamericana de DirectTV Group. Es necesario recordar que DirectTV llega a la región por la Hudges Electronics, subsidiaria de la General Motors y heredera del imperio estadounidense de Howard Hudges. En Centroamérica domina America Móvil, de Carlos Slim, cuya subsidiaria en Guatemala es Claro, la cual, tenemos entendido, ofrece servicios de Sky a partir de 2012.

Con respecto a la concesión de frecuencias de radiodifusión televisiva, desde 2000 no se hace público de oficio el inventario que las registra. En 2014 hemos tenido que solicitarlo por medio de la Ley de Acceso a la Información Pública, pero nos llegó sin datos de los usufructuarios. En el sitio web de la SIT, los formatos que deberían contener esta información están vacíos. Denunciamos el incumplimiento ante la oficina del Procurador de los Derechos Humanos.

Según la información que sí nos entregaron, han sido concedidas trece frecuencias en VHF (canales 2 al 13), de los cuales se sabe, extraoficialmente, que por lo menos 8 pertenecen al llamado monopolio de facto, donde Ángel González –y su Televideo Services Inc., con sede en Miami, USA4 –son socios mayoritarios. Estos canales son el 3, el 7, el 11 y el 13. Asimismo, como repetidoras, los canales 2 (13), 6 (11), 8 (7) y 10 (3). Como hemos mencionado, dos canales VHF son públicos (Academia de Lenguas Mayas y Congreso de la República).

Al igual que lo sucedido con las telefónicas, en noviembre de 2012 el Congreso de Guatemala aprobó una iniciativa de la bancada de Líder, la cual amplió de 15 a 20 años los derechos de usufructo a González y sus socios.

Con respecto a las frecuencias en UHF, han sido concedidas 49. Sabemos que muchas pertenecen a organizaciones religiosas, pero no tenemos información para analizar si hay concentración de la propiedad y si algunas también pertenecen a González, como se dice que sucede.

Radio. Este medio da inicio formalmente en Guatemala desde el Estado, con la TGW, que comienza a difundir en 1930. La radio es el medio con más penetración en el país, estimado en un 98%. Aunque el fenómeno de concentración de la propiedad es menor, se observa y tiene repercusiones políticas, al igual que en la televisión.

El inventario de frecuencias proporcionado por la SIT indica que han sido concedidas ocho frecuencias AM de cobertura nacional y 307 de cobertura municipal. En FM hay 92 frecuencias concedidas con cobertura municipal.

De nuevo, por la ausencia de información que debería ser pública de oficio no podemos dar números precisos, pero sí indicar que Ángel González y sus socios manejarían 83 frecuencias, por medio de las empresas Central de Radios, S.A. (41) y el Grupo el Tajín (42). Otro de los grupos importantes es Alius, con 69. El que ha crecido en importancia es el de Emisoras Unidas, que en 2004 declaraba tener 40 frecuencias y en 2013 adquirió ocho nuevas, de 13 subastadas. En su sitio en Internet indica tener 37 frecuencias. Además, este grupo representa a MTV en Guatemala, publica el matutino Publinews y la revista Contrapoder, posee el Canal Antigua y otras empresas en el negocio de la interactividad y la publicidad. Uno de los dueños es actualmente ministro de Energía y Minas, Erick Archila.

Impresos. Podría decirse que aún cuando Prensa Libre y Nuestro Diario ya no representan al mismo grupo empresarial en el mercado, el primero de los medios mencionados es el que definitivamente lo acapara, sobre todo considerando su cobertura en la Internet. Reportes a mayo de 2011 indican que recibía el 54% del total de tráfico web de los periódicos en Guatemala, en tanto Nuestro Diario recibe el 22%. Esto, en momentos donde se desploman la publicidad y los ingresos por la misma en papel, su tráfico web facilitará que el Grupo Prensa libre siga siendo el líder del mercado de medios impresos guatemalteco. Los otros periódicos no mencionados tienen participación muy minoritaria en dicho mercado.

Como ejemplo mencionamos que solo de noviembre de 2012 a marzo de 2013, la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia desembolsó a Prensa Libre Q1,751,449.05, casi 226 millones de dólares al cambio actual. En el mismo periodo elPeriódico, medio que ha alegado censura de parte de este gobierno no percibió centavo alguno. El segundo de los medios beneficiados fue Nuestro Diario, con casi Q920 mil, equivalentes a más de 118 mil dólares al cambio actual.

5. Conclusiones

Guatemala es un país donde no hay freno para los intereses de los empresarios de medios, trasnacionales y locales, a quienes los políticos en los organismos de Estado sirven a cambio de sobornos u obedeciendo órdenes directas. La falta de actualización en las leyes y la ausencia de políticas, ya sea públicas o estatales para la vigencia de la Libertad de expresión, por interés de esos dueños, sumado al desinterés de funcionarios por hacer cumplir las leyes vigentes propicia el fenómeno de concentración de la propiedad de los medios que se observa en todos los campos. Los efectos son muchos: marcado subdesarrollo de las industrias culturales, restricciones a las libertades de Expresión y de Prensa, así como incumplimiento de otros derechos ciudadanos. Además, censura, autocensura, exclusión, dominación, corrupción, servicios con costos elevados, inestimable restricción de posibilidades de desarrollo social y económico. Y quizás uno de los peores, falta de independencia de las y los periodistas, lo cual afecta de manera determinante la calidad de información periodística recibida por la ciudadanía. Si hacemos un análisis profundo de los efectos, nos percataremos que estamos ante una verdadera tragedia que afecta nuestras vidas más de lo que imaginamos.

*Centro Civitas es el centro de una alianza de organizaciones trabajando con medios de comunicación en asuntos de derechos sociales y humanos.

Notas:
  1. “El concepto de centralización sirve entonces para referirse a esta asimetría e implica el aumento de poder de un número restringido de empresas o grupos. Estos procesos son inseparables, y con el término concentración se alude al doble fenómeno de concentración / centralización”. G. Mastrini, M. Becerra (2009), Los monopolios de la verdad, Buenos Aires: Prometeo Libros.
  2. 0,38, según la ITU, en comparación con 0,85 de Suecia.
  3. De la Millicom International Celular, S. A.
  4. Otras empresas de González son Belleville Investmets Limited y Alba Visión.

 

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)