60% de las concesiones de televisión comercial de El Salvador no tienen documentos que respalden su autorización