Google rechazó acusaciones de abuso de posición dominante en Europa